Conclusiones preliminares del Primer Ministro de Estonia de la Cumbre Digital de Tallin

05 octubre 2017

Logo Comisión Europea

La Presidencia estonia del Consejo ha organizado la Cumbre Digital de Tallin en colaboración con el presidente del Consejo Europeo y la Comisión Europea. La cumbre ha congregado el 29 de septiembre de 2017 a jefes de Estado o de Gobierno de la UE.

Estas son las conclusiones que destacamos de las dos sesiones de la cumbre:

Sesión 1: El futuro del gobierno

Debemos acercar al gobierno y al sector público a la era digital para mejorar los servicios públicos para los ciudadanos y las empresas, contener los costes y promover la innovación.

Debemos permitir que se lleven a cabo digitalmente todas las actuaciones gubernamentales relacionadas con la libre circulación de personas, capitales, bienes y servicios dentro del mercado único. Nuestro enfoque principal debe ser en las áreas de movilidad (por ejemplo, el establecimiento de corredores conectados y automatizados), la salud (por ejemplo, la habilitación de atención sanitaria personalizada) y la energía (por ejemplo, el uso de tecnologías inteligentes para la eficiencia energética).

Debemos transformar progresivamente nuestras instituciones para afrontar los retos que nos plantea la era digital. Debemos introducir principios y medidas, como el gobierno de una sola vez o un solo turno, en la digitalización de nuestras administraciones nacionales, para facilitar la interoperabilidad y también los servicios públicos digitales transfronterizos.

Los servicios e infraestructuras digitales, como una identidad digital segura y de confianza, deberían ser accesibles a todos los ciudadanos de la UE, independientemente de su edad o su origen socioeconómico.

Debemos hacer de Europa un líder mundial en ciberseguridad para el año 2025, con el fin de garantizar la confianza, la confianza y la protección de nuestros ciudadanos, consumidores y empresas en línea y permitir una Internet libre y gobernada por la ley.

Debemos reforzar la integridad de nuestras sociedades libres y democráticas en la era digital, tanto mediante la protección de los derechos constitucionales de los ciudadanos, las libertades y la seguridad en línea, como también la integridad y legitimidad de los procesos democráticos, en particular de nuestras elecciones marco jurídico adecuado, así como la tecnología.

Europa necesita un enfoque europeo común de la ciberseguridad, incluso en el ámbito de la defensa. Europa debe funcionar como un ciberespacio europeo único y un único mercado de ciberseguridad, incluso en términos de certificación de nivel mundial y estándares conjuntos, capacidad operativa y respuesta colectiva a las crisis. Por lo tanto, debemos mejorar nuestra preparación nacional y conjunta, capacidades de gestión de crisis, apoyo de emergencia e informes y análisis de incidentes.

Entre otras medidas, es necesario establecer y coordinar campañas educativas y de sensibilización que promuevan una buena ciberseguridad en toda Europa. Al mismo tiempo, debemos apoyar el desarrollo y la generalización de la formación en ciberseguridad en todas las etapas de la educación.

Junto con el sector privado, debemos asegurar el más alto nivel de resistencia de las infraestructuras digitales, industrias y servicios para crear una ventaja competitiva y atraer inversiones. Invertir en tecnologías nuevas y seguras, como por ejemplo, blockchain, puede contribuir a defender a todos los sectores de la economía europea.

Debemos abordar de forma robusta los contenidos ilegales en línea junto con las plataformas en línea. Las plataformas en línea tienen una importante responsabilidad social en términos de protección de los usuarios e impedir que los criminales exploten sus plataformas. Europa también debe seguir comprometida con la lucha contra el delito cibernético y el uso del terrorismo en el ciberespacio.

Sesión 2: El futuro de la economía y la sociedad

Debemos hacer de la UE el hogar ideal para las empresas e innovadores en la era digital. A medida que la digitalización transforma los sectores, debemos garantizar que las libertades de la UE son aptas para la era digital. Europa debe aspirar a ser el continente de la innovación y las tecnologías disruptivas, aprovechando al máximo la libre circulación de datos.

Completar el mercado único digital para el año 2018 es un primer paso importante en la realización de estos objetivos, pero debemos ir más allá. Debemos revisar más ampliamente las leyes de la UE y las nacionales para asegurarnos de que son aptas para la era digital.

Debemos procurar proporcionar condiciones excelentes para las nuevas formas de emprendimiento, para las startups y las ampliaciones en la economía de los datos. Tenemos que acelerar la transformación digital de las industrias mediante la adopción de las últimas tecnologías, incluida la inteligencia artificial y blockchain.

Debemos garantizar unas condiciones equitativas, incluido el acceso equitativo de las PYME a las plataformas como puerta de entrada para llegar a los consumidores. Debemos examinar cómo debe evolucionar el derecho de la competencia para tener en cuenta los nuevos modelos de negocio y considerar iniciativas para la transparencia de la plataforma.

Estamos comprometidos con un cambio global de las reglas impositivas y con la adaptación de nuestros propios sistemas fiscales para asegurar que los beneficios generados digitalmente en la Unión Europea sean gravados donde se crea el valor.

Es muy importante que la UE cuente con el mejor marco mundial de acceso y (re) uso de datos para productos y servicios innovadores.

  • Gobierno abierto
  • Cooperación interadministrativa