accesskey_mod_content

Las Declaraciones Ministeriales de Administración Electrónica

El desarrollo de la Administración Electrónica en la Unión Europea ha partido del consenso alcanzado entre los Estados miembros en Declaraciones Ministeriales. La última de ellas fue adoptada en la ciudad de Tallín en 2017 y refuerza el compromiso con los principios del Plan de Acción de Administración electrónica 2016-2020.

Declaración Ministerial de Administración Electrónica de Tallín - 2017

El 6 de octubre de 2017, en la Reunión Ministerial de administración electrónica de Tallin, se ha adoptado la Declaración ministerial de administración electrónica de Tallin, a iniciativa de la Presidencia estonia de la UE con el apoyo de la Comisión Europea. La declaración va dirigida a la Unión Europea más los países EFTA (32 países en total). 

La estructura de la declaración ministerial de administración electrónica de Tallin es la siguiente:

  • Un preámbulo que recapitula el contexto de retos sociales y transformación digital; actuaciones de la OCDE, ONU y G20; el papel de la administración electrónica y las oportunidades que ofrece la transformación digital en términos de confianza, transparencia, fiabilidad,  y apoyo al desarrollo de la economías de los datos; la necesidad de actuar más allá del Plan de acción de administración electrónica y de sentar bases para más allá de 2020; el papel de la colaboración, las soluciones interoperables y las buenas prácticas y el respeto a los derechos fundamentales.
  • Se refuerza el compromiso con los principios del Plan de Acción de Administración electrónica 2016-2020, particularmente de los siguientes: digital por defecto, inclusión y accesibilidad, principio de solo una vez, confianza y seguridad, apertura y transparencia e interoperabilidad por defecto.
  • 6 líneas de acción, cada una con actuaciones dirigidas a países (25) e instituciones europeas (22):
  1. Digital por defecto, inclusión y accesibilidad; (5 actuaciones)
  2. Principio de solo una vez (once-only); (4 actuaciones)
  3. Confianza y seguridad; (4 actuaciones)
  4. Apertura y transparencia; (3 actuaciones)
  5. Interoperabilidad por defecto; (3 actuaciones)
  6. Habilitadores horizontales. (6 actuaciones)
  • Para seguimiento de lo previsto en la declaración se invita a la Comisión a que utilice instrumentos de recapitulación del progreso y de revisión del plan de acción de administración electrónica; y que la presidencia austriaca recapitule su implementación en otoño de 2018.

La Declaración incluye un anexo con Principios en los que el usuario tiene un papel central a la hora de diseñar y prestar servicios públicos digitales. Estos principios se refieren a la interacción digital; a la accesibilidad, seguridad, disponibilidad y usabilidad; reducción de la carga administrativa; prestación digital de los servicios; implicación del ciudadano; incentivos para el uso de los servicios digitales; protección de datos personales y privacidad; y mecanismos de reparación y reclamación.

Tallinn Declaration on e Government(Abre en nueva ventana)

Declaración de Tallín sobre administración electrónica(Abre en nueva ventana)

Las anteriores Declaraciones Ministeriales

Las Declaraciones Ministeriales son adoptadas por acuerdo entre los Ministros responsables de la Administración Electrónica de los Estados miembros.

En 2001 los Ministros acordaron en  Bruselas(Abre en nueva ventana)  que el aumento se debe dar prioridad a las cuestiones de la administración electrónica.

En el año 2003 en Como(Abre en nueva ventana)  (Italia) 19 Ministros hicieron hincapié en la importancia de una Administración Electrónica eficaz en toda Europa.

La tercera de las orientaciones políticas cristalizó en la Declaración Ministerial sobre administración electrónica contemplada en el Manchester(Abre en nueva ventana)  el 20 en noviembre de 2005 durante la Presidencia británica. Esta declaración dio lugar al Plan de Acción sobre Administración Electrónica i2010 que fue acogido calurosamente por el Consejo de la Unión Europea en junio de 2006.

La Declaración de Lisboa (2007)(Abre en nueva ventana) , sin suponer una reorientación estratégica profundizó en la necesidad de poner las Tecnologías de la Información en las Administraciones Públicas al servicio de una sociedad más participativa e inclusiva.

La Declaración Ministerial de Malmö (2009)(Abre en nueva ventana)  fue aprobada en un momento en que Europa se enfrentaba a retos económicos, sociales y medioambientales sin precedentes. La Declaración pretendió facilitar que la Administración Electrónica fuera parte de la respuesta a los retos planteados guiada por los principios de colaborar en el desarrollo de una sociedad más participativa, contribuir al reforzamiento del mercado único y ser piedra angular en la construcción de Administraciones Públicas más eficientes y efectivas.